View Single Post
  #3  
Old March 19, 2012, 12:10 AM
JCBrotherhood JCBrotherhood is offline
Opal
 
Join Date: Nov 2011
Posts: 5
JCBrotherhood is on a distinguished road
Reply Post

Conocí al escultor Pedro Ranieri en el año 1916, un día en que llegué por primera vez a su estudio, acompañado al director del Museo de Arte de Viena.
Era sin duda
un gran artista y su fama había trascendido al extranjero. Tendría en la época de este relato, unos cincuenta años. Lo recuerdo como si lo estabasviendo, agitar meintras hablaba sus anchos (<- Qué?) (watch agreement) manos. Miraba en una forma dominante, movía sin cesar los ojos negros, exageramente abiertos y surcados por unas ojeras que le llegaban hasta casi la mitad de la cara. Era alto, cargado de espaldas y con una cabeza grande en la que sobresalían los lóbules frontales.
Poseía una sólida cultura literaria y había escrito
una serie de estudios metafísicos, cuya publicacíon reprodujeron (<- Por qué?) varias revistas europeas de filosofía.

Cómo es Elana Poniatowska, periodista y escritora Mexicana

Elena Poniatowska nacío en París de madre
mexicana y el padre francés-polaco, y llegó a mexico con su madre y su hermana en 1942,huían de la intensidad de la Segunda Guerra Mundial. Mientras que en las biografías que se escribió sobre ella siempre se menciona la sangre real, por parte de su padre, o la familia de sociedad, por parte de su madre, Poniatoawska no le presta atención. Ella hace la mayoría de sus compras en el mercado.
Un domingo, mientras
caminabacon su gran sonrisa, los mercaderes la saludaban gustosamente y le ofrecían los productos recién llegado. Después de hacer algunas compras, preguntó por un bueno lugar (use apocope<- Que es esto?) para comer, y la verdulera la llevó por los pasillos hasta el mercado de mariscos, donde le recomendó la sopa de pescado. Todos en el mercado parecían conocerla. Adondequiera que fuera la gente le echaba un vistazo tímido. Una empleada se le acercó a pedirle su firma, casi tartamudeando La escritora sonrió y le preguntó a quién debió dedicarlo.
Durante treinta años
enseñaba un taller literario. Al preguntarle cómo la recordaban las futures generaciones reacciona con un: “No tengo la menor idea”. Es obvio que dedica poco tiempo a pensar en sí misma.
Reply With Quote